El amor puro en un grano de arroz

El 16 de febrero se celebra el Santo advenimiento de Srimati Vishnupriya Devi. Ella fue la segunda esposa de Sriman Mahaprabhu.

Su padre era Sri Sanatana Misra de Nabadwip, ciudad de la India. El era un Brahmana y gran devoto del Señor Visnu. Srimati Vishnupriya Devi también es conocida como la eterna consorte de Sri Gaurasundar en su característica de Gaura Narayana.

Desde la infancia, ella era devota en el servicio divino al Señor Supremo. Kasinatha Pandit fue el intermediario en su matrimonio con Mahaprabhu.

Srimati Vishnupriya Devi era la manifestación de rendición divina completa a los pies de loto de Mahaprabhu.

Cuando tenía sólo 14 años, Mahaprabhu tomó sannyāsa, tras lo cual ella, honrando la decisión trascendental de su esposo, decidió pasar el resto de su vida en penitencia. Desde temprano en la mañana y durante todo el día ella cantaba El Santo Nombre y por cada Maha Mantra que ella cantaba, colocaba un grano de arroz en una cazuela de barro.

Luego de cantar sus rondas, ella tomaba el arroz y lo cocinaba para ofrecerlo al Señor Kirshna. Este Prasadam era todo lo que ella tomaría para su subsistencia.  Srimati Vishnupriya Devi pasó el resto de sus días de esta manera. Después que Sacidevi partió y ella se dedicó a cuidar a su hermano mayor. Ella tenía una Deidad (Sri-Murtti ) de Mahaprabhu y lo adoraba cada día.

Desde esa época hasta la actualidad se la adora en el Templo de Nabadwip conocido como ‘Mahaprabhura Badi’ (el hogar de Mahaprabhu).

Honramos su Santa memoria con humildad y gratitud por ser un ejemplo del amor incondicional. A continuación compartimos como parte de este homenaje lo que significa el amor puro de la mano de dos madres, Kishori Dam Devi Dasi y Aditi Devi Dasi.

El amor puro es amar sin pedir nada a cambio

Entrevista con Madre Kishori Dam Devi Dasi

Kishori Dam Devi Dasi (Rosario Rojas Bermedo) es una devota muy apreciada por su prédica y gran Servicio.  De espíritu alegre y entusiasta inspira a madres y devotos a continuar con el servicio devocional. Desde niña comenzó a sentir la necesidad de ayudar en el proceso de sanación de los demás. Soñaba con ser médica. En su juventud, estudió en el Instituto Femenino Superior de Comercio de Santiago de Chile y se recibió de contadora.  Trabajó en el Ministerio de Obras Públicas de Chile y luego ingresó como contadora al Banco del Estado de Chile donde permaneció 25 años. Hace 22 años se inició como devota y actualmente se encuentra refugiada en su Divina Gracia Srila Bhaktikavi Atulananda Acharya Swami.

Hace 14 años comenzó a asistir en forma gratuita a funcionarios de salud de la comuna de Paine, Chile en temas de ayurveda. Actualmente es consultora profesional de Feng Shui de la reconocida Maestra Silvia Galleguillos y está especializada en medicina ayurvédica.

Predica en la Radio Hare Krishna brindando recomendaciones sobre alimentación vegetariana desde la perspectiva del Ayurveda y los conocimientos de la sabiduría védica. También realiza entrevistas a madres y devotos de la Congregación Sarasvat Gaudiya Seva sobre temas devocionales y brinda talleres de medicina ayurvédica y alimentación consciente.

Tiene a su cargo una línea de Whatsapp sobre temas de Ayurveda, Nutrición y ofrece ayuda terapéutica para los devotos, madres y público en general.

En esta entrevista nos comparte su perspectiva devocional acerca de lo que significa el amor puro y de qué manera puede practicarse en la vida cotidiana.

-¿Qué es el amor puro desde su perspectiva devocional?

El Amor Puro significa amar en forma incondicional, pero los seres humanos a veces somos interesados, decimos “Yo te amo, yo te adoro pero te pido una casa, un auto o quiero que me des esto… o lo otro”.  Amor Puro es amar sin pedir nada a cambio desde el alma mía al alma de Krishna. Es como cuando uno expresa: “Krishna, te amo con todo mi corazón y estoy agradecida por haberte encontrado”.

El amor puro en este plano terrenal se asemeja al amor que uno puede sentir por un recién nacido o un bebé, porque son como ángeles, son puro amor. Ellos nos despiertan el amor puro por un ser humano.  El amor puro también lo puede inspirar un animal bebé.

-En su vínculo matrimonial ¿cómo influyó la filosofía védica para continuar expandiendo el amor en su matrimonio?

Es una historia larga que se remonta 30 años atrás. Mi esposo, Luis Briones Soto, al principio no quería saber nada con los Krishna, pensaba que era una locura. A pesar de esto, él me acompañó al templo de Iskcon de Santiago de Chile y comió prasadam. Al principio no fue fácil acordar en este punto, pero yo estaba determinada en conocer la filosofía védica.

Una vez conocimos a una monja católica llamada Muksha Rupa, nos aconsejó que rezáramos el mantra Hare Krishna. Y yo le pregunté: ¿cuánto tiempo lo cantamos?, porque somos personas muy ocupadas. Y ella respondió: -tres veces por día durante al menos cinco meses-. Yo dije: sí, puedo!

Al principio, él decía que iba a escribir el mantra para que yo me lo aprendiera, pero me advertía que él no lo iba a decir nunca.  Apenas regresamos a nuestra casa, lo copió muchas veces, y puso un papel en todas las habitaciones, incluido la cocina y hasta en el baño. Así que en cualquier lugar de la casa se podía leer el mantra en las paredes.

La conversión

Un día antes de salir de mi casa para ir al templo, mi esposo me dijo: “amor me trae un rosario con la bolsita para mí también? Dos días antes había dicho que no iba a rezar nunca. Pero no fue así… Este fue uno de los primeros milagros que tuvimos, cantar el mantra Hare Krishna!

Así que fui al templo y compré los dos rosarios de madera que tenía la monja, ella tenía los dos rosarios, el católico y el Krishna. Con los años sucedió la maravilla de descubrir que cuando yo cantaba las rondas, mi esposo también cantaba las suyas. 

Cantando el Maha Mantra se nos empezó a despertar el olfato. Una vez fuimos a un restaurante e intentamos comer carne y de pronto sentí el verdadero olor de los cadáveres, casi me desmayé. Pensamos que la comida estaba en mal estado, así que fuimos a otro restaurante y nos pasó lo mismo.  Así que decidí tomar clases de cocina vegetariana y fuimos integrando la alimentación vegetariana en nuestra vida cotidiana.

Mi esposo, cayó rendido a Krishna con el prasadam, fue mágico, él  decía que todo era delicioso!. Después se inició y su nombre espiritual era Krishna Ksetra Das. Él no se perdía ninguna fiesta y todo lo que traía de Krishna lo aceptaba. Él se encargó de traer las Deidades a nuestra casa hasta construyó el altar con Gouranga Nityananda.

Nosotros siempre fuimos muy unidos y además de trabajar juntos, participábamos en actividades comunitarias. Recuerdo que fuimos a todas las reuniones de vecinos para defender de la contaminación ambiental a la Laguna Aculeo, una de nuestras cuencas hídricas más hermosas que tenemos en Paine, Chile. La campaña se llamaba “Que no muera Aculeo”, y esta denuncia llegó al Congreso.

-¿Puede compartirlos alguno de los momentos más significativos con su esposo?

Acompañé a mi esposo hasta el final y para mí fueron muy intensos los últimos días antes de que el dejara el cuerpo. El se quedó dos días dormido. Llamé a la enfermera y me dijeron que me preparara y que él se estaba por ir. Mi querido dormía plácidamente sin dolor. Me sentí muy acompañada por las madres y devotos que vinieron a verlo y que me apoyaron espiritualmente en esos momentos.

En el cementerio antes de la cremación, pudimos cantarle el Maha Mantra, y yo hasta bailé para despedirlo. Agradezco profundamente a las madres y especialmente a Maharaj Thirta que fue a acompañarlos en este momento. La familia espiritual es irremplazable, es uno de los tesoros más valiosos de mi vida.

La austeridad más grande que hice por mi esposo fue cumplir su deseo: El siempre decía que el que quedara vivo en este plano material tenía que llevar las cenizas a Vrindavan, en India. Y me tocó a mí. Después que el dejó el cuerpo en julio de 2018, viajé a India con la madre Ksirachor a fines de octubre para cumplir su pedido.  Estaba muy nerviosa, nunca había viajado tan lejos.

Me sentí muy acompañada con las madres en esta experiencia de viajar sin él, pero con sus cenizas. Cruzar el océano y llegar a Vrindavan. Recuerdo, que cuando entregaron las cenizas en el río Yamuna, sentí un gran alivio en mi corazón. Misión cumplida!

El amor puro coloca a Krishna en el centro de todo

Entrevista con Aditi Devi Dasi

Aditi Devi Dasi nació en Argentina y vivió en el templo ubicado en Caballito en Buenos Aires desde 2000 hasta el 2002. Desde este año hasta el 2004, visitó varios Ashram de matajis en distintos países de Sudamérica. Luego se mudó a Brasil, donde lleva la prédica junto a su esposo el Prabhu Goura Hari Das. Aditi y Goura tienen cuatro hijos: Vishnu Priya, Narottam, Radha Raman y Sachi Devi. En el Altar de su templo en San Pedro de Alcántara, ubicado a 40 minutos de Florianópolis, atienden a las Deidades sus Señorías Jagannatha, Baladeva y Subhadra. Aditi es astróloga védica y terapeuta theta healing.

-¿Qué es amor puro?

Lo que aprendí de los grandes sabios con sus ejemplos, es que el amor puro es desear al otro lo mejor; es darse al otro y a los otros de una manera desinteresada practicando y realizando el amor incondicional. Uno de los ejemplos en la tierra sobre ese tema es el amor que siente una madre por su hijo. Debemos comenzar a practicar el amor verdadero en nosotros mismos y para eso es fundamental que aprendamos a respetar nuestro cuerpo, practicando los principios de Conciencia de Krishna, y aprovechar el tiempo para realizar actividades que nos llevan a la autorrealización. Al comenzar a respetarme, cuidarme y amarme voy a conseguir poner en práctica el amor con los otros y con Dios.

-¿Cómo practica el amor puro en su vida cotidiana?

La práctica de amor puro es para todos, quienes viven en los ashram, para las madres solteras, casadas o que tienen un compromiso con un Prabhu. El amor puro es desinteresado, colocando a Krishna en el centro de todo, en nuestras vidas y en nuestras relaciones. En una relación de pareja genuina, lo principal es el respeto, el hombre debe atender a la mujer sintiendo que está con una princesa, una gopi; y la mujer debe servir al hombre como si él fuese un rey o príncipe. En una relación el secreto es descubrir la esencia de cada uno, vincularse de alma a alma y querer juntos caminar con consciencia espiritual. 

-¿Qué sadhana hace para mostrar el amor al esposo?

Sadhana Bhakti. Tener un altar en la casa y ofrecer toda la familia a Krishna. Tengo un esposo e hijos por la misericordia de Krishna, son de Krishna. Yo solo estoy haciendo un servicio que será temporario. Es muy importante saber que en la familia cada uno tiene que cumplir su dharma de la mejor manera, de corazón y tener misericordia, flexibilidad, humildad y tolerancia porque todo eso es parte del amor. 

Por Ragatmika Bhakti Devi Dasi